miércoles, 23 de febrero de 2011

* Feng Shui: Los sectores de la casa

Cuando el Feng Shui inspecciona una construcción, parte por observar su ubicación, la relación entre la edificación con su entorno, y la forma en si de la construcción. Luego de esto pasa a estudiar el interior del lugar, bajo diversas ópticas. En este artículo vamos a analizar algunas de las estrategias de las Escuelas del Feng Shui en este tema, para tratar de develar lo que pueda ser más útil, sensato y práctico.

Aparte de estudiar la disposición general del mobiliario, decoración y colores, las Escuelas del Feng Shui dividen la casa, o el lugar que se está observando, en partes o sectores. Cada uno ellos está sometido a diversas influencias, que van desde las energías sutiles de la astrología, pasando por el uso práctico del lugar, hasta llegar al poder de los símbolos.

Para comprender y analizar estos enfoques tomemos como ejemplo un piso de vivienda sencilla, cuyo plano mostramos aquí:

Comencemos con la Escuela del Sombrero Negro, implementada hace unos 30 en los Estados Unidos. Como sabemos, esta visión del Feng Shui fue la que dio a conocer este arte en el mundo occidental, por su rápida difusión. Para ellos, la casa siempre se divide en 9 sectores. Esto proviene del uso en las tradiciones chinas del Cuadrado Mágico, aquel compuesto por 9 recuadros con números cuya suma de líneas siempre es 15, y que también es llamado Ming Tang. Según Lin Yun cada uno de los recuadros del Ming Tang significa una parte de la vida; y además cada una de las partes de la casa (decimos casa en general, cuando puede ser oficina, comercio, colegio, hospital, cualquier construcción) está identificada con cada recuadro. Este sistema dice que a partir de la puerta de entrada se explaya el Miing Tang, que ellos llaman Bagua, y así se constituyen los sectores de la casa. Siguiendo las instrucciones del libro "Feng Shui Design", escrito por Sarah Rossbach y Lin Yun obtenemos  el siguiente plano:

Sin duda que se observan varias cosas raras, y surgen unas cuantas dudas y preguntas. Cinco de los nueve sectores quedan fuera de la casa. Además parte de la Cocina, zona de Servicio y Habitación 2 quedan fuera del Bagua

El libro no analiza ningún caso común y corriente como éste, donde la puerta no está alineada con un borde del Cuadrado Mágico. Debemos entonces suponer que el cuadrado deja de ser cuadrado y se adapta de la mejor manera a la casa, con lo que el Ming Tang ya no es tal cuadrado y la cuadrícula no comienza en la Entrada. Esto siempre lo vamos a ver en lugares donde la entrada no esté alineada con un borde exterior. Y esto va a suceder muchísimas veces en la arquitectura común y corriente.



Luce mejor. Sin embargo no resuelve la premisa de que la cuadrícula se extienda a partir de la puerta, y la forma debe ser cuadrada. Lo usual es que los practicantes de este sistema atribuyan a la casa de los defectos y no a su sistema, que es el que probablemente los tiene. Según estos parámetros las construcciones deberían ser todas cuadradas y su entrada alineada a un borde para que sea perfecta. Como es evidente, las formas arquitectónicas son felizmente múltiples, útiles, versátiles y plásticas. Lo que menos hay son lugares cuadrados perfectos, ya que ni hace falta, ni hay nada especialmente bueno ni malo en ellos. La arquitectura es bastante más compleja que una simple base cuadrada. Debemos evolucionar a otro sistema, aunque digamos lo que digamos de este sistema, hay que reconocer que tuvo el impulso que no tuvo nadie antes y abrió las puertas del Feng Shui al mundo accidental.

Realmente la propuesta del feng shui americano proviene de los planteamiento originales que hicieron los maestros del Feng Shui, que utilizando su brújula geomántica dividían la casa en sus sectores, lo cuales no son ficticios, como los del Bagua,  sino reales, como los geográficos.

Si ubicamos alguna de las orientaciones del lugar, por ejemplo el Norte, podríamos entonces establecer sus sectores geográficos. Y si nos mantenemos utilizando una cuadrícula similar al Ming Tang obtendríamos un gráfico como el que vemos:


Pero en general los practicantes del feng shui no orientarán la cuadrícula con las direcciones reales, sino que la forzarán para hacerla coincidir con las paredes del lugar. Si es correcto o exacto no importa. Esto nos daría el siguiente gráfico.

Si bien es cierto que esto luce mejor, y sobre todo "es más fácil", también tiene sus bemoles. Lo primero es que este facilismo atenta en contra de la seriedad y la rigurosidad. En la medida que una disciplina es más exigente consigo misma, más prestigio tendrá. En la medida que se deslice por la política del "eso no es importante y así es más fácil", será en contra de su prestigio, y seguirá ahuyentando a la gente seria. 

En este segundo gráfico "mejorado" además podemos hacernos las siguientes preguntas ¿La casa no tiene sectores Sur y Suroeste? ¿El Centro es del mismo tamaño que los sectores geográficos? La cocina ¿Tiene realmente una mitad en el Este y otra en el Noreste? ¿La habitación 3 está totalmente en el Sureste? Bueno, podríamos analizar con cuidado cada una de las preguntas, pero para todas la respuesta evidente es NO. El sistema no es muy coherente, pero ¡ah!, es fácil.

Realmente, si queremos dividir la casa en sectores geográficos precisos debemos usar un sistema radial. Ubicamos el centro del lugar con el método de la plomada y el centro de masa. No vamos a analizar los procedimientos descriptivos que para encontrar el centro de la casa la vuelven a cuadricular, mutilando, desechando y quitando partes del plano (por lo tanto partes de la casa) "para redondearlo" porque "es más fácil". Dejemos esta política. Una vez ubicado el centro, cada sector tiene 45º y el plano queda así: 


Como vemos no hay problemas de redondeos ni cuadraturas del círculo. La casa simplemente tiene unos sectores mayores y de otra forma que otros. Pero son reales y exactos. Esto lo puede aceptar hasta la persona más seria. Nuevamente pensamos que si somos capaces de demostrar que algo es real, y podemos sostenerlo ante el más exigente, esto será un estupendo primer paso. Simplemente, ninguno de los esquemas anteriores se puede presentar como algo consistente a un ingeniero, un arquitecto, o cualquier mente analítica. Sin embargo el sistema radial de la brújula, con centro por plomada, es lógico, exacto y sobre todo verdadero.

Por otro lado, cuando entramos a analizar internamente cada uno de los espacios encontramos ciertas dudas: Si cada sector debe llevar una decoración distinta ¿Qué pasa en la Habitación 3 y la Sala que están parte en el Sur y parte en el Sureste? ¿Que sucede en la Cocina que está situación similar?, pero ¿Y qué pasa con el Comedor, atravesado entre los 8 sectores? Algunos fengshuistas podrían decir  "Bueno un poquito para acá y otro para allá; Una decoración para esta mitad y otra para esta otra mitad" Honestamente no hemos encontrado ninguna referencia franca y precisa en ningún autor de cómo se resuelve este tema, lo que crea otro desfavorable vacío que le resta seriedad al tema.

Pensamos que con inteligencia y tacto se podría acoplar los sectores geográficos a los ambientes. La orientación del lugar podría ser útil para la climatización del lugar, o para el cálculo astrológico del Feng Shui. Pero siempre se debería permitir realizar decoraciones integrales. El plano nos quedaría así.


¿De qué tamaño es el Centro? Siempre decimos "Es un punto", pero arquitectónicamente esto puede ser insuficiente. Para la arquitectura el Comedor ocupa el centro de esta casa. Esto es razonable, así como decir que la zona Suroeste es despreciable.

Llamamos a esta forma se trabajo Sectores Acoplados. Y cada vez que hacemos este acoplamiento surge un cuadro nuevo, del mismo estilo, pero siempre distinto, que recuerdan las pinturas de Mondrian.  Con colores diferentes observamos mejor el acoplamiento.


Por último, analizamos nuestra escuela de los Ambientes: Los sectores son del tamaño y forma de los ambientes. Así de simple, coherente, exacto y real.  En todo caso la compatibilidad entre el sistema Acoplado y el de Ambientes es muy buena, ya que coinciden casi por completo.


Por cierto ¿Qué pasa cuando una construcción tiene distintas alturas internas? ¿O es de forma escalonada? ¿Cambia el centro? ¿Ha visto usted un estudio del centro de la casa en alzado o sección? Probablemente no. Yo no he visto a ningún autor tratando un tema que luce importante de resolver. Otro vacío inquietante que podríamos tratar en un próximo artículo o en una ampliación de éste.

Este artículo es un ejercicio de reflexión sobre un tema huérfano, pero del que debería haber abundante literatura. ¡O poca literatura, pero contundente! Colocamos estas opiniones aquí para abrir debate, quitar, corregir o aumentar. En la medida que los temas del Feng Shui estén más claros y sean más precisos será mejor para él, y para los lugares donde llegue su benéfica influencia.

Mikel Barriola Junio 2003

1 comentario:

  1. Muy interesantes sus contenidos, Mikel.

    Un saludo desde Vigo.

    ResponderEliminar